Salud

Como cuidar tu prostata

Como cuidar tu prostata

Entre los complementos reconocidos por reducir la hiperplasia benigna de próstata (HBP) unos extractos de plantas y nutrientes que han sido objeto de múltiples estudios se erigen en maestros incontestados. Nos centramos en estas sustancias imprescindibles y en otras sustancias prometedoras.
la prostata en imagen
Desde hace muchos años, se utilizan con mucho éxito en Europa y al otro lado del Atlántico extractos de Serenoa repens para aliviar de forma duradera los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata (adenoma prostático) y limpiar las vías urinarias. El Sabal, también denominado palmito serrado, palmito silvestre o palma enana americana, es en efecto rico en fitoesteroles y en ácidos grasos específicos capaces de bloquear las hormonas que influyen en el tamaño de la próstata. Estos extractos, estandarizados en ácidos grasos libres, al ser consumidos, actúan a varios niveles:

    • – Inhiben la 5-alfa-reductasa y reducen el enlace de la dihidrotestosterona (DHT) – la forma activa de la testosterona que estimula el crecimiento de las células prostáticas – con los receptores androgénicos,
    • – Disminuyen la proliferación de las células prostáticas e incluso inducirían la apoptosis de las células cancerosas,
    • – Reducen la inflamación y las ganas de orinar urgentemente,
    – Aumentan el flujo urinario y favorecen el vaciado completo de la vejiga.

Los extractos de sabal serían entonces tan eficaces como la finasterida o la tamsulosina, dos medicamentos prescritos actualmente para tratar la HBP.
Estos extractos van a menudo asociados en los estudios clínicos a un extracto de raíz de ortiga (Urtica dioica), por sus acciones sinérgicas y desprovistas de efectos secundarios 1. Este último inhibe asimismo el enlace de la DHT con las células prostáticas y de acuerdo con unos estudios realizados, procura un alivio importante de los síntomas. Además está recomendado por la comisión E alemana para aliviar de forma natural los trastornos urinarios asociados a la HBP.

Entre las plantas, se puede igualmente citar al Pygeum africanum, un ciruelo de África utilizado en Europa desde mediados de los años sesenta. Los fitoesteroles que contiene mejoran la contractilidad de la vejiga, poseen un efecto antiinflamatorio al inhibir la producción de prostaglandinas, impiden el crecimiento de las células prostáticas, reducen la frecuencia de micción nocturna y aumentan el flujo urinario a fin de favorecer un vaciado completo.
Le Pygeum africanum, así como el sabal y la soja, contienen beta-sitosterol como lo muestran las pruebas realizadas en diversos estudios. En efecto, queda claro que este fitoesterol es capaz de aumentar el flujo urinario y de disminuir la orina residual en la vejiga. Además, sus beneficios perduran durante varios meses una vez finalizada la suplementación.
Estos extractos de plantas se utilizan actualmente solos o en asociación con:

    • – Un extracto hidrófilo y lipófilo de polen que inhibe la formación de DHT, disminuye ligeramente los síntomas urinarios asociados a la HBP y sobre todo la nicturia, es decir la necesidad de levantarse varias veces por la noche para orinar.
      • – El zinc, que es EL mineral específico de la próstata. En efecto, las células epiteliales prostáticas lo acumulan y hay investigaciones que muestran que inhibe el crecimiento celular así como la actividad de la DHT e impide la actividad de la 5-alfa-reductasa. Además, las células prostáticas hipertrofiadas están casi desprovistas del mismo, limitando de esta manera la función de autorregulación del zinc en el crecimiento.

miccion prostata

    – El boro, que favorece asimismo un desarrollo sano de las células prostáticas.

Entre las nuevas moléculas prometedoras, el DIM o diindolemetano es una sustancia extraída de las crucíferas (brécoles, coles…). Equilibra y estimula el funcionamiento óptimo de los sistemas endocrinos. Disminuye la tasa del PSA (antígeno prostático específico), estando su aumento ocasionado por la DHT, y frena la conversión de la testosterona en estrógenos. Además, el DIM ha sido identificado como un indole natural. Así pues estimula las defensas naturales y protege al organismo de sustancias químicas medioambientales cancerígenas.

Para comprender mejor la HBP

La próstata puede triplicar su volumen por la acción de dos enzimas claves:

    • – La 5-alfa-reductasa, que convierte la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), la forma más activa,
    – La aromatasa, que convierte la testosterona en estrógenos. El exceso de estrógenos no sólo exacerba la HBP, sino que también aumenta el riesgo de una evolución hacia un cáncer prostático.

La DHT y los estrógenos son responsables de la proliferación de las células prostáticas por activación de ciertos factores de crecimiento (IGF-1 – Insulin growth factor). Así pues, todas las sustancias que actúan sobre estas dos enzimas, o que reducen el enlace de la DHT o de los estrógenos con los receptores prostáticos, reducen la HBP.
Entre los factores de riesgo de la HBP se encuentran evidentemente la edad, ya que ésta provoca modificaciones en la producción hormonal, pero también el sedentarismo y ciertos medicamentos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies