Salud

Naproxeno sódico vs naproxeno convencional

Naproxeno sódico vs naproxeno convencional

De hacer una lista que establezca una clara diferencia entre el naproxeno sódico  y el naproxeno convencional, podemos llegar a la conclusión de que aunque ambos presentan una similitud en sus propiedades y las contraindicaciones que esto conlleva, se puede evidenciar claramente una lista de diferencias algo marcadas entre estos dos medicamentos.

La mejor manera de hacer una diferencia clara es resaltando las características y algunos cuantos detalles que los hacen únicos.

En primer lugar como ya hemos mencionado antes el naproxeno sódico es comúnmente vendido en tabletas que se hallan en unos 550 miligramos a diferencia del Naproxeno el cual únicamente contiene 500 miligramos, todo esto se debe a los ya mencionados 50 miligramos que se adhieren a la formula química de nuestro primer medicamento, lo cual lo convierte Naproxeno sódico.

Otro punto a tener en cuenta es que el hecho de adicionarle estos 50 miligramos de sodio al naproxeno, hace que el cuerpo lo reciba con mayor rapidez, lo cual logra generar mayor rapidez en sus efectos, mejorando su funcionalidad en el organismo.

De por si el naproxeno ya tenía una gran reputación por la asimilación que hay en nuestro organismo, pero al adicionarle estos gramos de sodio mejora mucho su efectividad.

No obstante, cabe mencionar que ambos medicamentos necesitan receta médica para ejercer u consumo.

Interacciones medicinales del naproxeno

El hecho de realizar ciertas hibridaciones permutando los compuestos químicos de este medicamento puede traer consigo algunas contraindicaciones, como  potenciar los estados de enfermedad renal.

De una forma teórica, a su vez, naproxeno también se puede llegar a desplazar por otros fármacos.

Algunos estudios controlados que se desarrollaron a corto plazo no pudieron demostrar de forma concisa que el manejo de este medicamento llegue a afectar de forma significativa los tiempos de protrombina, se trata de esto cuando se le administra a aquellos individuos que pueden llegar a manejar anticoagulantes como la  cumarina.

Pese a esto, es necesario tener una gran precaución, pues esta al interactuar con otros agentes, podría ocasionar efectos adversos en el sistema inmunológico al estar en contacto con otros agentes no esteroideos de esta clase.

Asimismo, todos los pacientes que ingieren este fármaco y una hidantoína, sulfonamida o sulfonilurea, se deben observar para acatar alguna señal de toxicidad de los fármacos en cuestión.

La administración concomitante del naproxeno sódico con algunos ácidos no es muy recomendable, debido a que al hacer esto se corre el riesgo de perder las propiedades químicas del fármaco para las cuales han sido destinadas.

De esta manera resulta en unas menores concentraciones plasmáticas, obteniendo unos menores niveles plasmáticos máximos.

Dejando como conclusión que el naproxeno y otros agentes de carácter antiinflamatorios que no hacen uso de esteroides, pueden llegar al punto de reducir este gran efecto antihipertensivo del propranolol y el de otros tantos bloqueadores de carácter beta.

Cabe resaltar que es de vital importancia que estos analgésicos como el naproxeno no sean mezclados con metotrexato, pues este puede alcanzar grandes niveles de toxicidad, dado el caso en que lo haga, se recomienda la administración médica de ambos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies